Autorretrato de Leonardo da Vinci Leonardo da Vinci: Ese gran farsante

El mito de Leonardo da Vinci.

Todos conocéis la figura de Leonardo da Vinci. Leonardo da Vinci (1452-1519) ha pasado a la historia por ser el gran héroe del Renacimiento. Matemático de inigualable talento, sabio, humanista y artista colosal, Leonardo da Vinci dominó a lo largo de su vida multitud de disciplinas, desde la arquitectura y el álgebra hasta la ingeniería y la física, pasando por la anatomía, la escultura y la música, por citar sólo unas pocas.

Aparentemente, no había nada que Leonardo da Vinci no pudiera hacer.

Según las crónicas de la época, Leonardo da Vinci era atractivo, brillante en la conversación y sólo les faltó añadir que cuando se tomaba un par de copas alteraba la densidad de su cuerpo a voluntad y caminaba sobre las aguas para entretener a los niños enfermos de peste.

Enigma

¿Leonardo da Vinci o Jesucristo? NUNCA LO SABREMOS.

La mayor parte de los libros, series de dibujos animados y foros de página Web consultados durante la realización de este artículo sostiene, no sólo que Leonardo da Vinci es el mayor genio que haya tenido nunca la humanidad, sino que es muy posible que formara parte del equipo de superinventores que descubrió la pizza, y que sin él, Marco Polo y un repartidor de pizza venido del futuro, el mundo que conocemos no existiría y en su lugar habría otro exactamente igual en todo, sólo que con mucha menos pizza.

Sabio, divertido y espectacular a un tiempo, Leonardo da Vinci alegró el corazón de sus contemporáneos como ningún otro artista u hombre de ciencia había hecho antes jamás. Fue una lástima para el mundo que el genio florentino se apagara prematuramente, a la tierna y temprana edad de 67 años.

Afortunadamente, Leonardo da Vinci era tan cojonudo que, dentro de unos años, cuando sepamos manejar a voluntad la energía de los rayos gamma, podremos bombardear su tumba para revivirlo y hacerlo luchar contra el crimen.

Pero, ¿quién era Leonardo da Vinci en realidad?

Leonardo da Vinci era un gilipollas. Si viviera en la actualidad, una de las primeras cosas que haría sería mostrarle mi admiración golpeándole en la cara. Luego le partiría varios huesos, y después le robaría el dinero del almuerzo. Luego probablemente lo mataría.

¿Por qué? Porque estoy cansado de oir hablar de él. "Leonardo da Vinci por aquí, Leonardo da Vinci por allá..." Leonardo da Vinci a todas horas. Por Dios, ¿es que no hay un alma hermosa, culta y refinada en este triste mundo que no esté de acuerdo conmigo en que la Gioconda es UN CUADRO DE MIERDA?

¿La Gioconda? BAH

Estudios recientes sobre "La Gioconda" revelan que en su elaboración Leonardo da Vinci utilizó 236 tipos de pigmentos distintos, al menos 235 más de los necesarios para pintar a una mujer tan gorda y tan fea.

En todas partes oigo hablar del misterio que se esconde detrás de la sonrisa de la golfa esa. Misterio su puta madre. Para misterio un cuadro de El Greco, coño. O cualquier otra cosa.

De todos modos, no quiero ofender a nadie con esto. El arte es subjetivo y para gustos los colores, y mi humilde opinión personal es que todas las obras de Leonardo da Vinci son una puta mierda y deberían ser lanzadas a un contenedor de basura en llamas.

Para concluir este breve y excelente inciso sobre arte y cultura en Poetamaldito.com, querría citar las inmortales palabras del gran Miguel Ángel al golpear la rodilla de su "Moisés" recién acabado:

"Leonardo da Vinci me chupa la polla"

Luego está lo de que Leonardo da Vinci fue un gran inventor. Jajaja, por favor. Leonardo da Vinci ERA ITALIANO. Los italianos no inventan nada: sólo tienen caspa y huelen a pescado.

A pesar de esto, cuando nos preguntan quién fue la primera persona que logró volar, siempre se nos viene a la cabeza, aunque sea por una centésima de segundo, el nombre o la imagen de Leonardo da Vinci.

Es cierto que Leonardo da Vinci diseñó grandes y complicados aparatos con los que intentar volar, pero apuesto lo que queráis a que no era él el primero en probarlos. De todos modos, el más popular de estos aparatos voladores manejados por campesinos y esclavos fue el Leocóptero.

El Leocóptero. No funcionaba.

El Leocóptero, como toda la basura que fabricó Leonardo da Vinci, no funcionaba y duró en el aire cero estúpidos segundos, lo que supone un record absoluto en la muy meritoria categoría de SEÑOR, ESTA MIERDA NO VUELA.

Otra cosa que le debemos al imbécil de da Vinci es el descubrimiento de la Leonardocleta, la primera y última bicicleta sin pedales de la historia, accionada mediante una revolucionaria mezcla de fe, ilusión y coraje.

Además de estas máquinas, Leonardo da Vinci imaginó muchas otras cosas inútiles, como sus artilugios gigantes para matar a personas.

Estos son algunos de los trabajos que convirtieron a Leonardo en la encarnación medieval del peligro:

Una catapulta o algo

La Leometralleta

La Gran Ballesta Gigante de Leonardo

Puede que penséis que estos garabatos son de subnormal o algo así, pero no, no lo son. Bueno, sí. Pero también son armas de destrucción masiva. De izquierda a derecha: una catapulta, un boceto de ametralladora medieval y, por último, una jodida ballesta gigante.

No hace falta haber leído muchos libros para saber que las máquinas que lanzan piedras, balas y flechas capaces de ensartar a poblaciones enteras no son lo más propio de un humanista, a no ser que cuando uno dice "humanista" en realidad quiera decir otra cosa, como: "hmmm..., genocida", lo que, joder, no tendría ningún puñetero sentido y sólo serviría para molestar, justo como el capítulo siguiente, titulado...

El reto "Leonardo da Vinci XXI". Tras los pasos de un mecenas.

Para demostraros lo genial que soy, lo mucho que necesitáis quererme, y lo poco que me importa si lo hacéis o no, he diseñado para todos vosotros - y gratis - una máquina que extermina perros, para que podáis libraros de esos malditos animales de una forma eficiente, ecológica y, lo que es más importante, 100% sexy.

ACLARACIÓN: Ser el inventor de la Máquina Destruye-Perros no supone que yo odie a los perros, ni mucho menos. Aunque son unos hijos de puta. Pero - y esto quiero dejarlo claro - yo no digo que haya que matarlos o algo. Yo simplemente he creado mi aparato por si algún día la humanidad lo necesita.

Mi máquina es muy sencilla. Los perros irían pasando por una cinta transportadora al final de la cual habría un hueso, para distraer a los animales del dolor. Cuando los perros estuvieran lo suficientemente sedados mi máquina entraría en funcionamiento, lanzando sobre ellos una combinación de hombres exaltados llevando palos y antorchas, varias granadas y un F-15. Después, los perros supervivientes serían atacados con una bomba atómica, y, finalmente, se enfrentarían a la única cosa que conocemos más mortal y destructiva que una explosión nuclear: Lord Soth.

Todo esto puede parecer un poco tonto, así que he hecho un diagrama para que se comprenda algo mejor:

Mi gran invención

NOTA: Como mi proyecto de máquina de exterminio de perros podría herir la sensibilidad de ciertas personas, me he asegurado de que la versión definitiva del prototipo incluya de serie una opción para convertir la sangre y las vísceras de perro resultantes en cosas mucho más adorables como trozos de pequeños koalas y delfines sonrientes hechos de carne de perro picada.

Es posible que mi máquina en realidad no funcione nunca, pero eso también pasaba con todo lo que construyó Leonardo da Vinci. Como veréis, no hay comparación posible y soy el ganador. Jajaja, soy un genio. CARLOS RULEZZ!!! Y ahora que todo el mundo me escucha, yo digo que ya es hora de quitarle a Leonardo da Vinci esa etiqueta de sabio que lleva encima, y sustituírsela por una pegatina en la espalda, un chicle en el pelo o una patada en su puta boca de esqueleto muerto.

En mi ranking personal de "PERSONAJES DE MIERDA DE AYER, HOY Y SIEMPRE", Leonardo da Vinci sólo quedaría un poco por debajo de Nostradamus, Goebbels, Pinochet, Nacho Cano y el conocido Calvin Klein, inventor de la ropa interior para putas y maricones.

Y ahora, cinco muñecos de Monopoly:

Monopoly

Monopoly

Monopoly

Monopoly

Monopoly

Conclusiones sobre Leonardo da Vinci.

Como lamentablemente Leonardo da Vinci ya no está entre nosotros desde hace al menos varios siglos y la posibilidad de que lea esto y se enfade conmigo es prácticamente nula, varios reporteros imaginarios y yo hemos llegado a la valiente conclusión de que Leonardo da Vinci era un cabrón y un hijo de la gran puta.

Como último dato de interés, decir que el hecho de que a Leonardo da Vinci no se le conocieran amantes femeninas o princesas medievales vendría a confirmar que el tío era más gay que coleccionar sellos mientras te dan por el culo o algo.

Agradecimientos:

Gracias.

Volver a la sección de humor

2003, Carlos Miguel Ruiz
<< VOLVER A LA SECCIÓN DE HUMOR
<< VOLVER A POETAMALDITO.COM