INFORME SOBRE EL FIN DEL MUNDO.

Si vives en el planeta Tierra y eres de esas personas que siguen los telediarios o leen los periódicos con regularidad, es posible que en estos momentos estés atrincherado en casa, sujetando una escopeta y disparando a la puerta cada vez que a alguien se le ocurre hacer sonar el timbre.

Sí, seguro que hay gente que piensa que eres un cabrón y un paranoico de mierda, pero que se jodan, créeme: el mundo que hay ahí afuera no merece otra cosa. Los maridos golpean a sus mujeres con hachas y con piedras, los terroristas han tomado no sé qué parte de la ciudad y la previsión del tiempo para mañana contempla temperaturas extremas, lluvias torrenciales y varios equipos de huracanes jugando a rugby con tu bloque de edificios: PUTO HURRA.

Y de verdad me encantaría poder explicarte lo contrario, claro: que no todo es tan malo como dicen las noticias, que las cosas se arreglarán y que blah blah la violencia no es la solución pero, ¿sabes?, mientras perdemos el tiempo con gilipolleces es muy probable que nuestra civilización se dirija hacia una trágica y terrible y, por qué no decirlo, dolorosa y desagradable destrucción.

Y esto no es como cuando me pongo a soltar opiniones infundadas con aire de seguridad. Jaja, no, amigo; esta vez es distinto: ESTA VEZ ME HE INFORMADO. Y, tras muchas e incontables horas no retribuidas de arduo y riguroso trabajo, he llegado a la conclusión de que todas estas guerras, epidemias, desastres naturales y reelecciones de imbéciles e hijos de puta que venimos padeciendo desde 2004 sólo pueden significar una cosa: que hay un 96,5% de probabilidades de que el fin del mundo esté cerca y un 100% de que NADA DE LO QUE HAGAMOS VAYA A PODER EVITARLO.

Efectivamente, has leído bien: 96'5% de posibilidades de, joder, EL FIN DEL MUNDO. Casi nada, quiero decir, vaya, no sé, ¿de cuántas personas estamos hablando aquí? ¿De seis mil, de siete mil millones?

No voy a engañarte: yo no soy el puto Gandhi, así que el destino de la humanidad no podría importarme menos, pero, si lo fuera, si yo fuera el puto Gandhi, estaría tan asustado con todo este asunto que creo que ya me habría cagado encima.

Joder, es que en esta ocasión la Tierra no se enfrenta a una mierda de meteorito gigante o a una triste fusión en algún reactor nuclear en ¿QUÉ MÁS DA?, sino a algo intrínsecamente mucho más jodido.

Pero ¿a qué exactamente? ¿A qué se enfrenta nuestro planeta?

Bien, para ser franco, ésta es la parte del informe que menos se ha trabajado, pero puedo ir adelantando una cosa: sea lo que sea, no tiene nada que ver con unos huevos de dinosaurio, eso ha quedado ya prácticamente descartado. A partir de aquí, no obstante, todo lo que tenemos son un puñado de hipótesis y conjeturas.

A continuación mi equipo de investigadores y yo os presentamos una selección de las mejores.

Teoría nº 1. La típica rebelión de las máquinas.

Así que, por un lado, sabemos positivamente que el fin del mundo se acerca y, por el otro, no tenemos ni idea de cómo va a ocurrir, lo cual no deja de ser irónico, o paradójico, o lo que sea.

Sin embargo, lejos de desanimarnos por este hecho y arrojar la toalla, mis colaboradores y yo hemos realizado un importante esfuerzo extra - renunciando así a parte de nuestra rica vida personal y familiar - y, como resultado, no os lo vais a creer: hemos pensado descubierto que el inminente desastre que se avecina podría estar ocasionado por algún tipo de, bueno, por algún tipo de... revolución de los robots o algo así, ya sabéis, como en las películas de Terminator o Matrix.


ESTO ES EL APOCALIPSI!!!1101

Evidentemente todavía es pronto para ponerse a afirmar si una cosa tan pero tan jodida de verdad podría llegar a ser cierta o qué, pero lo que sí estamos en condiciones de asegurar es que en caso de producirse alguna vez, esta terrible, cruenta y sobre todo hipotética guerra contra los robots muy probablemente podría venir a estallarnos a todos en mitad de la cara a mediados o finales del próximo año, fecha en la que, según nuestros cálculos (agarraos), las máquinas conseguirán ser por fin más inteligentes que los seres humanos, y no tanto por los últimos avances tecnológicos sino porque, admitámoslo, LA GENTE CADA VEZ ES MÁS IDIOTA.

Y ojo, que esto de que la gente cada vez es más idiota *ES CIERTO* y, por desgracia, lo hemos comprobado (varias veces).

Dios mío, la gente es tan, pero TAN idiota. En eso estarás de acuerdo conmigo, claro.

"... YO NO SOY EL PUTO GANDHI, PERO SI LO FUERA, ESTARÍA TAN ASUSTADO CON ESTO QUE YA ME HABRÍA CAGADO ENCIMA..."

Si me permites la confianza, la gente es asombrosamente idiota, amigo mío, y no creo que haya un límite que podamos ponerle a eso.

La gente es idiota, idiota, idiota, idiota.

Las máquinas en cambio son cada día mejores y más potentes y menos imbéciles de mierda y menos HIJAS DE LA GRAN PUTA y CABRONAS y, en fin, que no me apetece seguir hablando de este tema, que ya me cansa.

Sólo comentar una cosa y es que más allá de premios, repercusiones económicas y encuentros sexuales fortuitos con mujeres maduras en el ascensor, creo que éste sería tan buen momento como cualquier otro para que os pusierais todos en pie, os arrodillarais y luego aplaudierais, para así rendir homenaje al grupo de hombres valientes que con su esfuerzo, dedicación y coraje hicieron que esta primera parte del informe fuera posible:

*AQUÍ TODOS EN PIE, LUEGO ARRODILLÁNDOSE Y DESPUÉS APLAUDIENDO Y COREÁNDOME*

EOH ESTE SOY YO!!!!!Yo, Carlos M.

Gracias. Siempre es difícil hablar de uno mismo en público, pero si tuviera que escoger tres palabras para definirme, seguro que escogería las mejores como: "valiente", "modesto" y "sexy" (sobre todo "sexy"), aunque, como todo el mundo sabe, nunca estas tres palabras se quedaron tan cortas para describir a una persona, en este caso, a mí.

Además de valiente, modesto y sexy, no sé si lo he dicho ya, soy también cinturón verde de Karate y un tipo increíblemente duro, en serio. No es que haya probado a hacerlo nunca pero apuesto a que soy capaz de doblar la espalda hacia delante hasta partírmela, morderme un huevo, arrancármelo de cuajo y escupirlo luego al suelo SIN PESTAÑEAR SIQUIERA (a no ser, claro, que me salpicara sangre en un ojo o algo).

Ah, aparte de sexy y de esto del huevo, también soy muy muy buen científico!!!

El Dr. Steve Swartson.

El Dr. Steve Swartson, ROFOLEl Dr. Steve Swartson es un viejo feo y borracho, y un gran aficionado a oler mal. Aparte de perturbado y maloliente, y que su diploma de médico falso lo robó de un chino, he de decir que el Dr. Steve Swartson no tiene nada de doctor y además no sabe una mierda de ciencia, cosa que he comprobado empíricamente.

Y SÍ, ya sé que el Dr. Swartson es un ser lamentable pero qué querían que hiciera? El tío era lo más parecido a un ayudante científico que me podía permitir y, mira, por lo menos además de hacer ver que investiga, por el mismo precio (o sea, gratis) el tío también friega y me lava la ropa.

Su dirección de e-mail es corasonlonely53@hotdate.com, y esto no es para que le manden SPAM, hijos de puta, sino por si alguna señora vieja ligera de cascos le quiere seducir pero *AVISO*: el Dr. S.S. es tan rematadamente feo que cuando se va de putas, las putas a lo más que acceden es A CHATEAR CON ÉL, LOL

Computrón 2000.

LA COMPUTADORA QUE VINO DEL INFIERNOComputron 2000 es el nombre que le he puesto a un ordenador antiguo que paraba por mi casa y como se puede ver lo he bautizado originalmente como COMPUTRON 2000 (ver imagen 2).

No sé qué más se puede decir de él. Junto a YO y a Doc Swartson forma parte de un equipo científico de putísima madre, aunque estando yo solo la verdad es que la mierda esa de las investigaciones iría mucho mejor.

Para los amantes de las especificaciones técnicas, allá van: COMPUTRON 2000 es capaz de hacer una operación y media cada 12 minutos aproximadamente, y en términos comparativos resulta sólo un poco más rápido que un ábaco o que calcular la respuesta por tu propia cuenta.

COMPUTRÓN 2000 parece una mierda y es una mierda y podéis reiros de él lo que queráis (yo lo hago), pero cuando estalle la revolución de las máquinas esta mierda de ordenador será la única cosa de silicio que permanecerá fiel a nuestro lado (más que nada porque las máquinas jamás aceptarían una mierda tan grande como COMPUTRON 2000 en su bando).

Computrón 2000, como he dicho, no es gran cosa ni es nada, y además tiene un cable medio pelado, lo que explicaría porqué a veces no se enciende.

A pesar de todo, esta pesadilla de ordenador es capaz de correr su propia versión de Pac-Man, posee una potente agenda en ASCII y, digan lo que digan las malas lenguas, el COMPUTRÓN 2000 *SÍ hace* sonidos, sobre todo cuando lo tiras muy fuerte contra el suelo.

Supongo que, en resumen, el mensaje de paz, amor y esperanza que queremos hacerles llegar con este informe es el de: "POR FAVOR, NO SEAN USTEDES TAN IDIOTAS", pero me temo que es inútil y llegamos tarde porque, sinceramente: ¿quién no conoce a estas alturas a alguien a su alrededor más imbécil que una célula fotoeléctrica o que un conversor de euros o que la máquina esa que sirve para hacer las patatas fritas?

Es por eso que, sintiéndolo mucho, con respecto a estos dos hombres y una computadora, la puta guerra contra las máquinas HA COMENZADO.

"... 96,5% de probabilidades de, JODER, EL FIN DEL MUNDO."

NOTA: SI EN LOS PRÓXIMOS DIAS ME VEN POR LA CALLE INTENTANDO ATACARLES CON UN PALO, NO SE ASUSTEN: SÓLO SOY YO CREYENDO QUE SON USTEDES ROBOTS.

Por cierto, que también he pensado que tal vez debería pedir perdón por si el lenguaje en este trabajo de investigación científica le resulta a alguien un poco soez pero es que mi equipo de científicos y yo somos tan, tan buenos científicos que, sinceramente, nos la suda.

Ah, sí. Otra cosa más, importante: si alguno tiene información sobre el tema este del fin del mundo que por favor nos haga llegar urgentemente un e-mail con la etiqueta "Fin del mundo, STOP: URGENTE", que para algo hemos titulado este documento con la solicitud en imperativo de (Por favor) "INFORME SOBRE EL FIN DEL MUNDO", por si alguno sabe algo más que nosotros de este tema - que tampoco creo - pero vamos, que es urgente.

Y ahora les dejo con un último mensaje del "Dr." Swartson a las señoras:

"SEÑORAS, GRITEN MI NOMBRE EN LA NOCHE SI QUIERNE ALGO!!!"

Muy pronto ampliaremos nuestra selección de teorías sobre el fin del mundo con muchas otras historias como esta de los robots pero un poco más guays, con las que trataremos de explicar la violenta extinción que se nos viene encima o lo que es lo mismo: la dolorosa, lenta y absurda muerte que nos espera a todos y cada uno de nosotros, los seres humanos.

Esténse bien atentos, amigos.

EN CONSTRUCCIÓN