HOCKEY HIERBA FEMENINO. CÓMO CONVERTIR UN DEPORTE ELITISTA EN ESPECTÁCULO DE MASAS.

Existen deportes evidentemente imperfectos, como el fútbol, que son constante noticia. Sin embargo, pocas cosas hermosas pueden decirse de veintidós iletrados jugando a saltarse los dientes con el codo cada vez que la pelota vuela por los aires. En cambio, cuando la bola en cuestión va a ras de suelo y son chicas en minifalda las que van agachadas tras de ella, ah amigo, francamente, LA COSA CAMBIA.

El deporte del que estoy hablando es como el tenis femenino, sólo que con más mujeres trotando alegremente por el césped, para los pervertidos a los que les vaya este tipo de cosas.

Sin embargo, a pesar de sus innumerables méritos, el Hockey sobre Hierba Femenino sigue siendo un gran desconocido entre el gran público.

Para acabar con esta injusta situación y acercar de una vez por todas esta hermosa actividad a las masas, propongo una serie de modificaciones a sus reglas. Son las siguientes:

1 - Hockey sobre Barro Femenino. Gracias al cambio de superficie, camioneros, borrachos de taberna, bebedores de whisky e imbéciles con gorra de béisbol se verían atraídos por este deporte, pero no es seguro que alguien quiera que esto suceda, ¿verdad?

2 - Hockey sobre Hierba Femenino + Miss Camiseta Mojada. Con un pequeño "2x1" podría llenarse un estadio entero de paletos. De nuevo, nadie cree que sea necesario llegar hasta estos extremos.

3 - Hockey sobre Hierba Femenino Desnudo. El concepto sería el mismo que en los dos primeros, pero sin mariconadas. Con el fin de no soliviantar a los grupos feministas, a esta variante del hockey clásico también podría llamársele "Hockey sobre Hierba Femenino Nudista" o "Hockey sobre Hierba Femenino Naturista", pero entonces, y a través del servicio de megafonía, habría que dejar claro antes, durante y después del encuentro que los hippies apestan y que no hay nada como comer carne.

Una modalidad menos radical podría ser el "Hockey sobre Hierba Femenino en Bikini" o el "Hockey sobre Hierba Femenino en Tanga", que sería patrocinado por ese estúpido y conocido fabricante de compresas y tampones para tanga.

4 - Striphockey sobre Hierba Femenino. Ésta es una sutil variante del Hockey sobre Hierba Femenino Desnudo: el equipo que encaja un gol paga prenda. El único inconveniente es que los partidos en invierno tendrían que realizarse en un pabellón cubierto y convenientemente aclimatado, con el fin de no alargar inútilmente el resultado final (el de todas las jugadoras en pelotas, eso es).

5 - Hockey sobre Hierba Femenino Mortal. Si, por alguna estúpida razón, no se quisiera añadir más sexo al juego, la opción a seguir es, sin duda, la de la violencia. Para ello debería minarse el campo y sustituir los sticks por hachas oxidados. Las porteros podrían ser equipadas con cascos con pinchos y ametralladoras o pistolas de rayos láser, y llevar los ojos vendados para que la masacre fuera indiscriminada. Cada cinco minutos el público escogería una jugadora y ésta sería sacrificada, para regocijo del personal. Ningún médico, enfermero o botiquín podría permanecer a menos de diez kilómetros del estadio y habría que considerar la posibilidad de un foso central con estacas, y vallas electrificadas, y música de Rock'n Roll.

NOTA: Esta modalidad resultaría menos plástica que las anteriores, pero haría aumentar las ventas de cerveza.

NOTA ADICIONAL: Tal vez porque nuestra sociedad se basa en un libro muy antiguo que nadie sabe quién escribió, o tal vez porque es más fácil que un imbécil te abra la cabeza que conseguir colarte en el cuerpo de una mujer, el Hockey sobre Hierba Femenino Mortal sería la única modificación del deporte tradicional permitida a los menores de 18 años.

6 - Hockey sobre Barro, en Pelotas y Mortal (también conocido como "HOCKEY TOTAL"): Como su nombre indica, el Hockey Total sería un compendio de todas las propuestas anteriores, y resultaría en un deporte tan espectacular que tendríamos que retransmitirlo los viernes de madrugada y, encima, codificado. La audiencia sería tal que las calles quedarían desiertas a esas horas, y entonces grupos de homosexuales aprovecharían para dedicarse al vandalismo y al pillaje. Para evitarlo habría que retransmitir a su vez, partidos de tipos desnudos pegándose con palos y revolcándose por el cieno.

Y para aquellos que consideren que esta página aún no ha dicho nada inteligente, la propuesta nº 7:

7 - Hockey sobre Hierba Femenino Existencialista: donde no hay pelota y nadie le explica nada a las jugadoras, que son obligadas a continuar jugando a un juego en absoluto divertido y cuyas reglas todas ellas desconocen. Los partidos podrían ser retransmitidos los domingos por la noche, y ser retransmitidos por Sánchez Dragó.

Cualquiera de estas modificaciones - salvo la 7ª, que es muy tonta - debería ir acompañada por una suerte de "sugerencias" de obligado cumplimiento por parte de todos los comentaristas, periodistas y cámaras retransmitiendo el encuentro, entre las que se incluirían:

1. No enfocar necesariamente a la jugadora que lleva la pelota, sobre todo si no está buena.

2. Interrumpir continuamente la retransmisión del partido para ofrecer repeticiones en cámara lenta de los lances y posturas más sexys.

3. Mostrar estadísticas sobre el color de ropa interior más habitual entre las jugadoras.

4. El comentarista tendría que dejar de llamar a las jugadoras por sus apellidos y utilizar sus nombres de pila o, mejor aún, improvisar sobre la marcha motes cariñosos, como: "bomboncito", "ricura" o "la tía cachonda de la cinta en el pelo".

5. Elucubrar sobre cuál de las jugadoras debe ser mejor en la cama y realizar a la menor ocasión observaciones ingeniosas sobre el tamaño de sus pechos.

6. Abrir el teléfono a los oyentes o espectadores a la menor ocasión.

Gracias a estas pequeñas medidas, el Hockey sobre Hierba Femenino dejaría de ser un deporte minoritario y elitista, y alcanzaría el rango de deporte estelar que verdaderamente merece.

Observen como esta jugadora enseña su pierna derecha al tiempo que, no sin habilidad, conduce la pelota con un palo.

Dos jugadoras se disputan salir en la foto. Alguien debería decirles que en mi corazón hay sitio para las dos.

Esta foto es de un mal gusto terrible. Alguien sustituyó a las chicas de las faldas por un grupo de barbudos.

No sé porqué motivo se alegra el equipo argentino, pero me encanta ver a chicas abrazándose y acariciándose de este modo.

2002, Carlos Miguel Ruiz
VOLVER A LA SECCIÓN DE HUMOR
VOLVER A POETAMALDITO.COM